sábado , marzo 23 2019
Inicio / Aldo López / La Sangre del 20 de Diciembre

La Sangre del 20 de Diciembre

Autor: Aldo López

29 años pasaron de ese fatídico día del 20 de Diciembre de 1989, donde la potencia mas grande del planeta invadiera un pequeño país, con la excusa de derrocar un “Dictador”,  dando como resultado una masacre sin precedentes en la historia de nuestro pequeño país.

Era la madrugada del 20 de Diciembre de 1989, cuando la artillería del ejército invasor inicio la masacre de más de 2,000 mil panameños, a punta de bombardeos e incursiones de tierra, pero lo mas triste,  sin mediar el raciocinio de que si mataban a civiles en su acometida, no importaba.

No puedo narrar lo sucesos de forma presencial porque me encontraba en México, impotente de ayudar a mis hermanos que se encontraban aquí y que la primera noticia la noche anterior, cuando ya sabíamos el inminente ataque, era “Tranquilo hermanito, vamos a defender la Patria, la montaña será nuestra nueva casa…mantente alerta para contactar a los amigos chilenos y ecuatorianos, ¡vamos a pelear…!”. Palabras que hoy me llenan de orgullo, pero en aquel momento a mis 20 años, solo existía la angustia de saber que mis hermanos se enfrentarían al ejército invasor y podrían perder la vida.

Definitivamente había civiles dispuestos a repeler la afrenta y un puñado de militares jóvenes, porque los de alto rango llenos de las mieles del poder, serían los primeros en correr.

Uno de esos militares jóvenes,  Gustavo Pérez,  quien enfrento al canalla invasor desde el día uno, me contó cómo fueron los primeros días, la resistencia en las calles,  los ataques precisos y quirúrgicos, mientras pensaba él: “el Estado Mayor daría instrucciones”. Aldo nunca lo creerás, varios de ellos me dijeron: déjate de pendejadas aquí no hay nada que hacer….”. Cobardes y traidores eran aquellos que usurparan el poder luego de la muerte de Torrijos y en el momento de demostrar  de qué estaban hechos… corrieron como gallinas.  Por respeto a la confidencia de Gustavo, no contare los episodios heroicos de él y sus hombres, las escaramuzas donde salieron airosos, la sangre del invasor también corrió en nuestros ríos y litorales, no en la misma cantidad, pero la afrenta fue respondida.

Mientras tanto mi hermano seguía preparando la ofensiva, con los civiles leales, pero la cobardía del Líder de entregarse y no morir en batalla, llevó a entender que la pelea se tendría que hacer desde afuera.  La lucha no acababa, serían los civiles leales a Torrijos los que tendrían que retomar el poder y eso se hizo en 1994, solo 5 años después el pueblo panameño le dijo al mundo la invasión era una vil excusa para quedarse con el canal y sus tierras, pero aquí somos miles de Torrijistas.

Me pregunto ¿qué hubiera pasado si el PRD no ganaba las elecciones del 94, nos habrian regresado el canal?,  estoy seguro que no, pero la misión fue cumplida por esos hombres leales a Omar.

Hoy quisiera meditar sobre  los muertos Panameños que aun yacen en fosas comunes… fosas  que no se han aun abierto, en esas familias que fueron destruidas por plomo enemigo, que vergüenza deben sentir esos “soldados” del norte que invadieron un país tan pequeño con todo su arsenal bélico existente en aquel momento, cobardes, si hoy se diera otra invasión seguro usarían drones para no sufrir bajas.

“Vivan los mártires del 20 de diciembre , hoy es un día de duelo nacional…”

Acerca administrador

También puede interesarle

Juez Electoral admite demanda de impugnación contra candidaturas de Martinelli

Rubio, candidato a diputado del circuito 8-7 por el Partido Popular, presentó a inicios de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *