La vivencia de la comunidad trans en época del covid-19 en Panamá

22/05/2020
D Panama News
1253 vistas

Los confinamientos contra el coronavirus en Panamá se aplican de forma estricta: los hombres pueden salir un día y las mujeres otro. Pero algunos utilizan esto como una excusa para hostigar a miembros de la comunidad trans.

Mónica es una excelente cocinera. Al igual que muchas personas, durante la cuarentena por el coronavirus ha estado preparando comidas algo más elaboradas de lo habitual para distraerse durante las largas horas de encierro.

Un miércoles del mes pasado, se le ocurrió hacer un pollo marinado en salsa de tomate picante con arroz. Ya tenía la mayoría de los ingredientes, pero necesitaba el pollo.

Entonces dejó la pequeña casa cercana al aeropuerto de Ciudad de Panamá donde vive con su extensa familia para ir a la tienda, a la vuelta de la esquina.

Se cruzó con grupos de mujeres en su camino, algunas de ellas tomadas del brazo de sus hijos.

Su vecindario estaba más tranquilo de lo habitual ya que el gobierno acababa de introducir una nueva medida para frenar la propagación del coronavirus, que permitía a las mujeres salir de sus hogares para comprar artículos de primera necesidad los lunes, miércoles y viernes, y a los hombres los martes, jueves y sábados. Los domingos, todos tienen que quedarse en casa.

Mónica entró en la tienda. Ella conocía bien a la familia china que la manejaba. La adoraban. Pero cuando entró, la atmósfera cambió. El dueño se le acercó en silencio y su rostro no exhibía la sonrisa que ella estaba acostumbrada a ver.

“No podemos atenderte, Mónica”, dijo. “La policía dijo que solo podemos servir a las mujeres hoy. Dijeron, ‘Maricones no'”.

El término transfóbico hizo que Mónica se estremeciera, pero al mismo tiempo, no fue una sorpresa total.

La policía en su vecindario la había atacado antes por ser una mujer trans.

Mónica comenzó a ir a la escuela vestida de niña desde los 12 años. Nunca se había sentido como un niño y quería ser abierta sobre su identidad.

Salir del closet no tendría un impacto en su vida familiar, ya era muy difícil.

“Mi padre era un hombre macho”, dice Mónica. “No necesitaba excusas para golpearme a mí, a mis dos hermanas o a nuestra madre”.

Mónica gradualmente comenzó a feminizarse el cabello y a usar ropa más ajustada. En la escuela se burlaban de ella por su apariencia femenina, por lo que se mantenía alejada de sus compañeros.

Al menos tenía la amistad de sus hermanas y el cálido amor de su madre.

Luego, cuando tenía 14 años, su padre murió inesperadamente y la familia perdió su única fuente de ingresos.

Mónica sintió que tenía que mantener a la familia. Había escuchado que había un apetito en Ciudad de Panamá por las trabajadoras sexuales transgénero, y que el dinero era bueno.

Mónica, todavía una niña, decidió que esa sería la mejor manera de mantener a su familia.

En la tienda de la esquina, el dueño se disculpó y le explicó a Mónica que no era su deseo pedirle que se fuera. Eran órdenes directas de la policía.

Si bien el trabajo sexual es legal en Panamá eso no significa que no tenga estigma, y Mónica dice que la policía del vecindario se ha burlado de ella durante años, gritándole insultos homofóbicos y transfóbicos desde sus motocicletas cuando está en la calle trabajando.

Con 38 años, ella ha estado soportando esto durante 24 años.

“Muchas personas trans trabajan como trabajadoras sexuales aquí en la ciudad”, dice. “¿Es nuestra primera opción? No, pero es regular y significa que puedo cuidar a mi familia”.

Sin embargo, desde que comenzó la cuarentena el trabajo ha caído y el dinero cada vez alcanza menos.

Ocho miembros de su familia comparten la casa. Sus dos hermanas tienen hijos, cuatro entre ellas. Ambas están solteras, una recientemente dejó una relación abusiva, y ninguna de las dos trabaja. Tampoco la madre de Mónica tiene empleo.

Al llegar a su casa desde la tienda, Mónica recibió un mensaje de WhatsApp en su teléfono. Era el almacenero. Le dijo que se sentía mal porque la había enviado a casa con las manos vacías y que no se preocupara por enviar a sus hermanas a buscar el pollo, él se lo llevaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas
Roban y amordazan a familiares del vicepresidente José Gabriel Carrizo

Este es el tercer robo a mano armada que se registra en el distrito de Penonomé en menos de 15 días, lo que mantiene preocupados a los residentes de las comunidades afectadas, pues no se ha sabido nada de los responsables. DL/Nacionales/16-7-2019-Las dos hijas menores de edad y su madre se convirtieron en las nuevas víctimas […]

TE reconoce certificaciones de nacimiento y defunciones de clínicas y hospitales

Desde este  lunes 23 de marzo de 2020, el Tribunal Electoral procedió a reconocerá la validez de los partes clínicos expedidos gratuitamente por los establecimientos médicos u hospitalarios, públicos o privados, y por otras instituciones autorizadas, para acreditar los nacimientos y defunciones, mientras dure la pandemia de COVID-19. El Decreto 11 emitido hoy por el […]

Exigen endurecer las penas contra los cuatreros

El delito de cuatrerismo ha aumentado en las últimas semanas tras la lucha que libra el país para erradicar la pandemia del coronavirus. Tal es así que los ganaderos de distintas regiones vienen solicitando a las autoridades que se apliquen fuertes sanciones a los infractores o autores materiales de este delito. Ganaderos y productores integrantes […]

Publicidad Publicidad Publicidad

0